domingo, 8 de septiembre de 2013

Comunicado de Prensa de “Unidos y Organizados” Córdoba




Comunicado de Prensa de “Unidos y Organizados”

No se tolera el silencio de las autoridades

En julio apareció flotando en el Río Suquía,  a la altura del Centro Cívico, el cuerpo sin vida del empresario Marcelo Arias, contratista del Estado en obras de construcción de gasoductos en la provincia.  La manera en que fue golpeado y arrojado al río en plena luz del día, le dio al hecho ribetes mafiosos; no dejó de llamar la atención la falta de avances en la investigación y que el hecho  aparezca en las secciones policiales todavía.

Hoy otra muerte enciende una luz de alerta en el poder provincial. Esta vez fue el oficial de la Policía de la Provincia Juan Alós, adscripto a Drogas Peligrosas e investigado  por la Justicia en la causa vinculada a agentes encubiertos. El escándalo estalló la semana pasada tras un informe periodístico y motivó el licenciamiento de tres altos oficiales involucrados en estos presuntos delitos.

Alós apareció muerto en su auto en las cercanías Alta Gracia.

Desde “Unidos y Organizados” sostenemos que es imperioso terminar con tanto silencio de las autoridades provinciales. Ya no se trata de meras denuncias periodísticas: ahora estamos hablando de muertes sobre las que la población merece conocer los motivos. La duda de que estamos frente a asesinatos o no, la deberá dilucidar con celeridad la Justicia. La decisión política –por cuanto es una bandera del gobernador José Manuel De la Sota la cuestión “seguridad”-  es competencia de las autoridades provinciales, en términos de adoptar medidas concretas que vayan en camino de devolver a Córdoba el clima de seguridad que parece haber perdido.

No es el silencio de las autoridades lo que resolverá la visible incompetencia de los responsables de la seguridad provincial. El paso a un costado del Ministro de Seguridad, Alejo Paredes, y el Jefe de la Policía, Ramón Frías, será una saludable reacción del Poder Ejecutivo como responsable de la conducción política de la fuerza policial y dará señales claras de la subordinación de ésta a las directivas del poder político.

Córdoba, septiembre 7 de 2013


Unidos y Organizados – Prensa