jueves, 2 de agosto de 2012

Hugo Washington Medina - 1° de Agosto de 1978


Hugo Washington Medina - 1° de Agosto de 1978

De: Roberto Baschetti
Hugo Washington Medina
Nació en Malabrigo, provincia de Santa Fe, el 26 de noviembre de 1941. Su madre era directora de escuela. Luego se radica en Reconquista, de la misma provincia. En 1964 es un integrante más de los Campamentos Universitarios del Trabajo (CUT) de Mendoza, organizados por el sacerdote jesuita “Macuca” Llorens. El objetivo de los mismos era hacer tomar conciencia al universitario de clase media de las privaciones y vicisitudes que sufría el grueso de nuestra población, pobre, humilde y marginada y una manera de hacerlo, era integrarse al trabajo diario de esta gente. Compartir sus tantas penurias y privaciones. Transitar –en palabras de Llorens- “La Universidad del Dolor”. En 1966, “Taco” Medina, se recibe de Educador de Historia en el profesorado de Reconquista. También viaja por el Noroeste argentino. Un año más tarde, en 1967 con el Padre Llorens y otros compañeros realizan una gira por Sudamérica, una tarjeta postal que envía, es clave para presagiar su futuro: “Al Grupo Reconquista: Algún día, los bienes de la tierra, serán repartidos justamente, para que los hombres sean plenamente hombres. Si ese día no estamos con los que han luchado por eso, no habremos sido nada”. En 1968 se pone de novio con la que sería su compañera de toda la vida y madre de sus dos hijos, la mendocina María Estela “Piki” Zanocco, hija de un reconocido jurista. Se casan y para 1970 se radican en Tucumán. Allí Medina es el encargado de reorganizar a las dispersas Fuerzas Armadas Peronistas (FAP). En 1972 prosigue su trabajo político-social en Salta, siempre al lado de su esposa. Para entonces ya ambos militan en Montoneros. En 1973 con el triunfo en las elecciones del Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) a nivel nacional y del gobernador Miguel Ragone en Salta, es designado Jefe Político de la policía salteña, pero dura poco tiempo en el cargo. El matrimonio Medina se traslada a Córdoba, donde en 1974, Hugo es nombrado Inspector General de la Dirección General de Educación para Adultos (DINEA) en todo el ámbito provincial. Ya con la represión instalada en el país en noviembre de 1975 (des-gobierno de Isabel Martínez), en una pinza policial recibe un balazo en el hígado y es internado con custodia policial en el Hospital de Urgencias. De allí se escapa con la ayuda de enfermeras (que levantaban adrede la temperatura de su cuerpo para que no se lo llevaran a la cárcel) y de un joven facultativo que le facilita una copia de la llave que abre la puerta de salida de los médicos, aunque al final no iba a necesitarla, ya que se escapa por la puerta central disfrazado de doctor. En 1976, prófugo, se radica en Buenos Aires, donde consigue trabajo. El 3 de febrero de 1978 en una cita, es muerta por las fuerzas represivas su esposa, lo que da lugar a una sentida carta que Hugo redacta a sus hijos y que quien escribe esta reseña, tuvo la suerte de recuperar y hacer llegar a ellos, Diego y Raúl Sabino, que no sabían de su existencia, unos veinte años más tarde. Medina sigue adelante la lucha contra la dictadura militar y trabaja en una fábrica de pinceles en Avellaneda. La organización a la que pertenece le ofrece salir del país. Prefiere quedarse peleando en nuestra tierra. Hasta que lo sorprende la muerte cuando es secuestrado el 1° de agosto de 1978. Su compañero de estudios juveniles, Hugo Nalli lo recuerdo vívido: “Fue insobornable y combativo en la defensa de sus ideas, solidario y humano en sus relaciones con compañeros y amigos. Supo manejarse con audacia e inteligencia en situaciones límites. Con valentía y lealtad apuntó a defender sus convicciones. Caminamos junto la Escuela Normal y el Instituto Superior del Profesorado. Compartí momentos irrepetibles, disfrutamos espacios de Verdad en inacabables discusiones sobre la acción y el pensamiento, la teoría y la práctica. Aprendí mucho con Washington, lo escuchaba y respetaba. Su prédica, su dialéctica, su mensaje, se dirigía al rescate de la dignidad humana. La utopía de un mundo mejor vivió en él”.

 
Leído y sacado de:http://www.facebook.com/mordisquito.vuelve