martes, 26 de julio de 2011

Ella....

**

...Un día me dijeron que era demasiado peronista para que pudiese encabezar un movimiento de las mujeres de mi Patria. Pensé muchas veces en eso y aunque de inmediato "senti" que no era verdad, traté durante algún tiempo de llegar a saber por qué no era ni lógico ni razonable.
Ahora creo que puedo dar mis conclusiones.
Sí, soy peronista, fanáticamente peronista.
Demasiado no, demasiado sería si el peronismo no fuese como es, la causa de un hombre que por identificarse con la causa de todo un pueblo tiene un valor infinito. Y ante una cosa infinita no puede levantarse la palabra demasiado.
Perón dice que soy demasiado peronista porque él no puede medir su propia grandeza con la vara de su humildad.
Los otros, los que piensan, sin decírmelo, que soy demasiado peronista, ésos pertenecen a la categoría de los "hombres comunes". ¡Y no merecen respuesta!...*





* de: El peronismo será revolucionario o no será nada

**Parte del discurso pronunciado por Evita rechazando la propuesta de ser postulada a la vicepresidencia de nuestro Pais en 1951 con arreglos de edición para su presentación en aulas del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Querétaro, México.