martes, 31 de julio de 2012

“La soledad de nuestros pueblos ha terminado”


Cristina Fernández aseguró que la incorporación de Venezuela al bloque regional constituye “un día histórico”. Sostuvo que el crecimiento de la región “exige crear los mecanismos institucionales que constituyan en indivisible este bloque de poder”. Además, remarcó que la crisis internacional fue generada por “los grandes centros financieros” y no por los productores de alimentos, al tiempo que reclamó a los países centrales terminar con los paraísos fiscales.
La presidenta Cristina Fernández fue la última oradora de la declaración conjunta de  los mandatarios que asistieron a la Cumbre del Mercosur en Brasilia, en la que se oficializó la incorporación de Venezuela al bloque comercial.
La jefa de Estado argentino aseguró que la soledad a la que hizo referencia el mandatario venezolano Hugo Chávez “era una soledad de décadas de las sociedades de la América del Sur, que habían sido despojadas de sus derechos”, por las dictadura militares y, durante la década del ’90, por los gobiernos neoliberales. “Tu soledad no era una soledad personal ni gubernamental: era una soledad política y cultural de nuestra región, de la América del Sur”, enfatizó, dirigiéndose a Chávez. Y remarcó que “fueron décadas de soledad, luego del derrocamiento de gobiernos populares como el de Perón en Argentina, o el de Getulio Vargas en Brasil”.
“Hoy estamos ante un día histórico”, aseguró Cristina Fernández, al destacar el ingreso de Venezuela al Mercosur, del cual, resaltó que “en muchas de nuestras sociedades se descreía”.
La mandataria expresó que Chávez “comenzó el fin de su soledad con la llegada del presidente Lula en Brasil, y continuó con la asunción en Argentina de Néstor Kirchner”. “Finalizaron las soledades, y comenzaron los tiempos de los modelos nacionales, populares y democráticos”, enfatizó.
La Presidenta de la Nación subrayó que el bloque “constituye, después de Estados Unidos, China, Alemania y Japón, la quinta economía del mundo”. Indicó que es “una buena noticia”, pero reconoció que esa situación “exige crear los mecanismos institucionales que constituyan en indivisible este bloque de poder”.
La crisis en Europa
La Jefa de Estado sostuvo que “ha retornado nuevamente desde la Europa en crisis la idea de poner un precio tope a los commodities”. “Desde la autoridad que nos da ser los mayores productores alimentarios, les decimos que se queden tranquilos, que vamos a proveer a la seguridad alimentaria”, advirtió.
Pero resaltó que “el mundo no está así, por la soja, el trigo o el maíz, sino por la inseguridad financiera, que la hicieron ellos con los bonos basura”. “Cada vez se va desnudando más que la crisis fue originada en los grandes centros financieros”, remarcó.
Cristina Fernández sostuvo que parte de la crisis se puede explicar por “los grandes paraísos fiscales, donde están 400 billones de dólares, muchos de ellos provenientes de nuestros países”. “Les decimos que se queden tranquilos, que vamos a producir más y mejores alimentos. Que lo que nosotros les pedimos a ellos es seguridad financiera: basta de paraísos fiscales, basta de seguir protegiendo a los que fugan divisas de sus países”, remarcó.
La defensa de los intereses populares
Por último, la Presidenta admitió que los mandatarios de la región podrán “haber tenido errores”, pero sostuvo que “siempre trabajamos para los que menos tienen, y no para los que más tienen”. “Podemos cometer errores, pero nunca nos vamos a equivocar de modo tal que tomemos decisiones que a sabiendas perjudiquen a los intereses populares, porque tenemos una historia de vida consagrada a luchar porque esta tierra, la América del Sur, sea cada vez más justa, más igualitaria, y más equitativa”, aseguró.
“No nacimos ninguno de los cuatro de un repollo, formamos parte de proyectos colectivos, no somos proyectos individuales, hay detrás nuestro partidos y movimientos sociales con mucha historia”, afirmó Cristina Fernández, en referencia a los cuatro presidentes presentes. Y concluyó: “Representamos esa fuerza histórica de nuestros pueblos, que se juntan en estos 200 años de historia, para marcar que la soledad ha terminado, porque nos hemos encontrado”.
La presidenta Cristina Fernández estuvo acompañada durante la declaración conjunta en Brasilia, por la mandataria local, Dilma Rousseff, y sus pares de Uruguay, José Mujica, y de Venezuela, Hugo Chávez.