martes, 26 de enero de 2016

Cuando los dirigentes se separan del conjunto del pueblo, además de quedarse solos, suelen cometer errores históricos.


En unos momentos, el dictador de la Argentina visitará nuestra Provincia de Córdoba.
En la ciudad de capital reunirá su gabinete en una clara muestra de apoyo a esta Provincia reaccionaria que lo votó mayoritariamente.
Previamente participará de una misa concelebrada en la localidad de Villa Cura Brochero.
Creemos que es un deber de todo militante del campo popular concurrir al lugar de la ciudad de Córdoba donde se encuentre y escrachar a este Dictador ungido presidente por el fraude mediático.
No creemos, sin embargo, que sea pertinente un escrache en su visita a Villa Cura Brochero, donde toda la comunidad vivirá con respeto el acontecimiento de la canonización del Cura Brochero, “el Cura Gaucho”.
La Peñaloza, respetuosa de los sentimientos de nuestro pueblo, no concurrirá a Villa Cura Brochero a escrachar al Dictador.

Cuando los dirigentes se separan del conjunto del pueblo, además de quedarse solos, suelen cometer errores históricos.