viernes, 17 de octubre de 2014

Lanzamiento del satélite argentino ARSAT-1: Palabras de la Presidenta de la Nación



PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, POR CADENA NACIONAL, LUEGO DEL  LANZAMIENTO DEL PRIMER SATÉLITE GEOESTACIONARIO ARGENTINO ARSAT-1, DESDE LA BASE KOUROU, EN GUAYANA FRANCESA.

Hola, buenas noches, sé que tenemos un poco de diferencia horaria con la Guayana Francesa, acá lo diviso de Planificación Federal, a dos gobernadores argentinos, al secretario de Comunicaciones y al titular de ArSat contame Julio lo que sintieron porque debe ser muy parecido a lo que sentimos todos los argentinos, hoy, aquí.

JULIO DE VIDO.- Bueno, la verdad que estamos muy emocionados, fue cuando vimos despegar al cohete, al ArSat, junto con el satélite Arsat-1, al Ariane 5, el delay que hay entre el resplandor del cohete y la explosión que genera es muy grande y realmente es un espectáculo que nunca soñé en mi vida poderlo ver y todos los que estamos acá reconocemos que este es un gran homenaje a quien fue un impulsor de la política de Estado, que hace a que hoy estemos acá, que es Néstor Kirchner y a la tarea y el esfuerzo cotidiano que vos venís haciendo, desde diciembre de 2007.

No voy a seguir hablando demasiado porque estamos medios flojos todos y también hay gente del INVAP y de ARSAT, que participaron en el tablero de comando: la ingeniera Caumo, el Ingeniero Rodríguez, el Ingeniero Golmiz, que trabajaron al lado de los técnicos de la Agencia Espacial Europea, que realmente están acá al lado nuestro, con la bandera, y están contentísimos. Esto es una fiesta para todos nosotros y un reconocimiento a aquel visionario, que el 26 de abril de 2006, fundara ARSAT y nos diera la orden de lanzar el Plan Espacial Argentino.

En el día de hoy, Cristina, también quiero decirte que Atucha está al 70 por ciento; el martes estará al 75, y ya en pocos días más la estarás inaugurando al ciento por ciento y entonces habremos completado los tres hitos: Atucha; Yacyretá y el satélite. Así que estamos todos contentísimos, nos acompañaron Diputados; Intendentes; Osvaldo Iadarol, de FOETRA, en fin es un hecho muy conmocionante para todos, a todos se nos caían las lágrimas, estábamos muy emocionados y realmente no nos vamos a olvidar nunca de este día, que es un hito histórico para la ciencia y la tecnología argentina, sin lugar a dudas.

PRESIDENTA.- Quiero, a través tuyo, saludar a todos los científicos, a todos los técnicos, las técnicas, las científicas, que están. Bueno, ahí hay cuatro hombres, me hubiera gustado ver a alguna mujer también con la banderita argentina, pero sé que hay muchas mujeres.

JULIO DE VIDO.- No, no, hay una mujer…

PRESIDENTA.- Ay, divina, discúlpame con el pelo corto no te vi, corta de vista como estoy, no me quise poner los anteojos, bruta, ves que soy una Presidenta bruta. Bueno, no importa un saludo… que linda que sos además, sí sos linda. Un saludo muy grande, la verdad que es un orgullo verlos con sus bandera argentinas, con sus cintitas argentinas, colgadas en el cuello, junto con las cintas verdes, que identifica al INVAP, el instituto público, de la provincia de Río Negro que ha sido el constructor con sus científicos, con su tecnología, con su capacidad de esta maravilla, que hoy tenemos los argentinos.

Yo quiero felicitarlos, estamos en cadena nacional, quiero también dirigirme en unos instantes más a todos los argentinos porque estamos muy emocionados. También para mí fue muy conmocionante, cuando estaba sentada en mi sillón, en el despacho de la Rosada, ver desprenderse esa masa de fuego y esa cosa que va para arriba, de progreso, de que se logra, de que estamos en el espacio y que somos el primer país latinoamericano que es capaz de producir totalmente, en forma nacional, un satélite geostacional de telecomunicaciones, que conservamos nuestras órbitas. En fin, fueron muchas cosas, los recuerdos del 2004, del 2006, todo esto que vamos a contar – en unos instantes –a todos los argentinos lo más brevemente posible, porque tenemos mucha emoción. Quiero felicitarlos a todos y a todas y también agradecer a todas las otras empresas internacionales, científicos y científicas porque en esto participaron más de 1.500 personas, para que tengamos una idea de la cantidad de mano de obra altísimamente calificada, que requiere este tipo de emprendimientos, este tipo de empresas.  Así que, saludarte, saludarlos a todos y a todas y felicitarlos una vez más y, bueno, que vuelvan pronto para casa a seguir, porque nos falta ahora poner en órbita el satélite Arsat 2 y el 3 que ya también está en diseño. El 2 creo que tenemos un 70 por ciento en ejecución.

Así que, muchas gracias a todos y un saludo muy grande desde aquí de la Argentina, estoy segura, en nombre de los 40 millones de argentinos. Un aplauso también para todos ustedes. (APLAUSOS)

Quiero dirigirme a todos mis compatriotas con un gran orgullo.

Recién pensaba que uno siente que los sueños los puede ver únicamente cuando está dormida, pero hoy tuvo la clara sensación de que los sueños también se pueden ver, se pueden tocar cuando uno está despierta.

Fue lo que me pasó cuando vi despegar de Tierra el Arsat 1, que tiene una historia larga, tiene una historia que empieza en el año 2004 cuando al poco tiempo de asumir como presidente Néstor Kirchner, advierte que el espacio radioeléctrico había sido también privatizado.

Ustedes saben que todos los estados del mundo tienen 2 o 3 órbitas geoestacionales, nosotros tenemos una ubicada en los grados 71.8 y otra en los 81. Estas dos órbitas iban a ser perdidas por la Argentina porque la empresa se había privatizado, era una empresa extranjera, no estaba dispuesta a tener un nuevo satélite, renovar el satélite cuya vida útil acababa.

Entonces, Néstor Kirchner tomó  la decisión de revocar esta concesión que además estuvo envuelta en un gran escándalo por, bueno, por caso de corrupción, de sobornos que todavía están en la Justicia y tomó la decisión de conservar la soberanía de estas dos órbitas, alquilamos satélites porque teníamos que tenerlas ocupadas y en el año 2006, como bien precisaba recién el ministro De Vido, el 26 de abril del 2006, Néstor Kirchner decide crear la empresa ARSAT y el Programa Espacial Argentino.

}

Parecía una utopía, parecía cosa de locos. Y sí, a lo mejor era un poco cosa de locos en aquel 2006 donde recién empezábamos a despegar de una de las crisis más fenomenales que ha atravesado nuestro país y nuestra historia.

Pero acá estamos, en el año 2014 poniendo en órbita el primer satélite geoestacionario en materia de telecomunicaciones que va a cubrir todo el territorio de la República Argentina en materia de radiodifusión, en materia de imágenes, en materia, en fin, de todo lo que tenga que ver con las comunicaciones y que también va a tener cierto alcance para los países de Uruguay, de Paraguay y de Chile.

También está en marcha el satélite Arsat 2, ya está construido el 70 por ciento de ese satélite y esperamos tenerlo construido definitivamente y lanzado al espacio el próximo año.

Este ya va a permitir, no solamente alcanzar el territorio nacional, sino permitir a todas las empresas nacionales y no nacionales, exportar servicios a todo el continente americano en materia de telecomunicaciones, lo cual va a ser un avance importantísimo.

Una inversión de más de 1.200 millones de pesos en la construcción de este satélite que está hecho íntegramente con tecnología argentina, por profesionales argentinos, por el INVAP, esa empresa modelo que es la única autorizada por la NASA para construir satélites.

Tenemos también capacidad de construcción no solamente para uso propio, sino también para exportar.

Siento un inmenso orgullo como argentina, como Presidenta de poder estar contándoles todas estas cosas a los argentinos y también decirles que está en diseño ya el satélite Arsat 3. El Arsat 3 también nos va a permitir desarrollar y optimizar toda la fibra óptica que hemos construido en todo el país en estos años.

Y también por allí, bueno, casi como un aviso parroquial, recordar que hace poco más de un año, en julio del año 2013, un diario, quiero recordar un título, decía “Arsat, un sueño satelital fuera de órbita, millones sin rumbo claro”. Esto lo publicaba un diario en el año…no importa cuál, en julio del año 2013. Se imaginan cuál de los dos puede ser. Pero no importa, lo importante es que decía en ese artículo que teníamos una teoría que en el 2014 íbamos a lanzar al espacio un satélite. No era una teoría, era una realidad.

Y además, estoy muy contenta porque realmente estoy absolutamente segura que los satélites no se pueden derogar y, entonces, es sí una conquista de todo los argentinos.

Y la verdad que también me lleva a pensar una cosa, ¿no?, sí, los satélites no los van a poder derogar, esa es una gran cosa. Pero me lleva también a pensar otra cosa, porque ese fue un sueño de Néstor Kirchner, que lo implementó en el año 2004, en el año 2006 con la creación de esta empresa nacional, con la inversión que lo hicimos, pero me pregunto si yo no hubiera ganado las elecciones en el 2007 o no las hubiera ganado en el 2011, si hoy tendríamos este Arsat, si lo tuviéramos en el espacio.

Esta es la gran duda y el gran interrogante que más que hacérmelo yo, se lo tiene que hacer el resto de los argentinos. Y creo que son estas las cosas sobre las cuales tenemos que discutir y debatir los argentinos.

La verdad que ya están desplegadas, me dicen, las alas, estas son las alas del Arsat y creo que también están desplegadas las alas de los argentinos y de la Argentina, en tiempos donde fondos buitres, alas negras nos quieren embargar el presente e hipotecar la vida de millones de argentinos y de futuras generaciones de argentinos y otros de aquí adentro nos quieren derogar los sueños, derogar el futuro, le decimos que el futuro no se deroga, que los sueños no se derogan y que las alas del Arsat están desplegadas, que también están desplegadas las alas de la Argentina, que no son alas negras ni son alas de derogaciones ni de destrucción, son alas de construcción, son alas blancas, son las alas blancas del progreso, de la ciencia, de la tecnología, de la libertad, de la igualdad. Las alas de la Patria, desde este Salón de los Científicos Argentinos, en la Casa Rosada de la República Argentina, tu Patria y mi país.

Muchas gracias y buenas noches a todos los argentinos y a todas las argentinas.