martes, 1 de febrero de 2011

Problemitas


“Trabajar. Laborar, producir, ganarse el sustento.

Latín: tripaliare, torturar.
Tripalio (tripalium) era un instrumento de tortura constriudo con tres palos a los cuales se ataba a reos, jornaleros y/o esclavos "difíciles". De ahí paso a significar el trabajo hecho con sufrimiento y dolor. Luego se expandió a cualquier tipo de labor.

Late en el pecho de muchos empleadores (la mayoría por desgracia)el corazón de un capataz de esclavos; morbosa e insistentemente un idea los obsesiona: un castigo ejemplar, hacer de uno de sus vasallos un ejemplo que induzca a sus compañeros a pensar dos veces sus acciones...
Desde el mas roedor de los kiosqueros hasta el mas poderoso empresario la idea de vengarse del "mal empleado" resulta un efectivo estimulante de la imaginación, y en muchos casos de la acción.
El curro este de "la tercerizacion" es la formula preferida; no habiendo responsabilidad, el bolichero se siente invulnerable, poderos, feliz...
Pero no es el único curro ensayado; retener porcentajes del sueldo, hacer firmar pagares en blanco, pedir factura de monotributo, o simplemente mandar a apalear al infortunado mulo, son otras de las formas que adquiere esta perversa mania.
En este link hay un caso clinico bastante gracioso y útil como muestra.

Por suerte -no, perdón, por suerte no, por Peron- existen leyes laborales que impiden que esta visión porno de las relaciones laborales sean la regla en lugar de la excepción.

Tiempo atrás nos referíamos a ciertos problemitas que padece el niño Mauricio y parece que hoy debido a la falta de tratamiento comenzó a manifestar síntomas patológicos en forma de complejas perversiones, comunes a su ambito, pero graves en un servidor publico...

Estimado Mauricio, nosotros lo comprendemos, y con todo cariño le ofrecemos que se tome unas buenas vacaciones de la ingrata política, así puede disfrutar de su nueva pareja y de su vieja fortuna...